Ésta lluvia me recuerda a mi armario, de color oscuro y con olor a ciprés, ese que utilizo como escondite para mis pies cubiertos de barro, para mis rodillas que odian los pantalones cortos, cortos y de bolsas agujereadas por las piedras que espantan perros, rabiosos hijos del mismo demonio que quieren atrapar mi alma de niño. Mi armario es el lugar preferido para escapar y encontrarme con mis pensamientos, mi mundo imaginario de libro con olor a biblioteca, de tipografía extraña y mapas hechos a mano, un mundo en el que podría escribir aunque no lo supiera.

Anuncios