Los espacios 

Hay que darnos espacio te digo, para que mi piel no se curta tanto de ti, para que recupere su olor, su natural olor, su sal, su tono, su propio llanto.

Hay que darnos espacio para saber donde comienzas tu y donde comienzo yo, es que así tan juntos parecemos una sola carne y eso no es bueno, ya no sé a que hueles tu ni a qué huelo yo, ya no distingo, si estoy enamorado de ti o de mi.

Hay que darnos espacio para recobrar el azúcar del pelo, las sales de la piel y de nuestro cuello, hay que hacerlo, para dentro de un tiempo encontrarnos, abrazarnos, reconocer tu esencia mi esencia la de cada uno y enamorarnos te lo juro, de nuevo.