¿Para qué recordarlo?

Estaba pensando y llegué a la conclusión
de que de ti casi no me acuerdo
son leves rasgos y destellos de fotografía lo que queda en mi mente.

Tus ojos
tus cejas
tu cuello
ya casi no me acuerdo de nada.

Me acuerdo de tu voz
de tu mirada
me acuerdo de tu olor
pero de ti
casi nada.

¿Qué pasó que de ti no me acuerdo?
fue acaso que nos dolimos tanto
fueron mis anteojos
mis manos
fue acaso que no nos amamos
¿Qué fue?

Sabes
estaba pensando
y me dije
¿para qué recordarlo?

borroso

No es fácil amarte

No creas que es fácil amarte
después de un pasado trágico y de novela
después de los acentos que se acercaban a tu oído.

No creas que es fácil amarte
después de tantos meses en silencio
después de tanta confusión
de tanta atadura.

No creas que es fácil amarte
después de meses de llanto añorando tu regreso.

No creas que es fácil amarte
cuando dudo de mis virtudes
y resalto mis defectos.

A pesar de todo acá estoy
amándote
a pesar de la novela y los acentos
no creas que es fácil amarte
pero te amo como nadie lo ha hecho

El viento

Nada como el viento
para recordarme que la piel se eriza
nada como tus besos al cuello.

Nada como el viento
para resecar mis labios
nada como tus besos para humedecerlos.

Nada como el viento
para sentir el frío en mi cuerpo
nada como tu piel contra los recovecos de mi piel.

Nada como el viento
nada como tus labios en mi cuello
tu piel erizada sobre la mía
nada como tu cuerpo.

Cien mil besos

Para hacerte más feliz
te daré cien mil besos
en tu boca
en tu espalda
en tus nalgas
te daré cien mil besos en tus mejillas
en la comisura de tu boca
en el lóbulo de tu oreja que me encanta
te daré cien mil besos
en el cuello
en tus pies
en tus muslos y en tus rodillas
para hacerte más feliz
incluiré cosquillas con mi barba
y las repartiré en tu abdomen
en tu torso y en tu cuello
te daré cien mil besos
mientras duermas
mientras levites a mi lado
cien mil besos aplicados
a tus hombros
a tus brazos
a las esquinas de tu alma
cien mil besos
que tendrás que descontar.