Noticias inquietas

Muchas veces los días; empezando por las incansables mañanas, sobrevolando por las indomables tardes y aterrizando por las tempestuosas noches nos sumergen en un mar de incertidumbre. Muchas veces la vida se cansa de esos días, de los que amarran los bordes de nuestras alas y nos clavan en la tierra como estacas, muchas veces las noticias no se quieren, no se esperan y se desea que se ahoguen en llantos o en petróleo. Muchas veces la vida y los días nos regalan desayunos, almuerzos y cenas con interminables inquietudes que nos acompañan a la mesa.