Atuendo

De vez en cuando
voy con mis anteojos al hombro
evito manos sudorosas que masturban cigarros
y eyaculan cenizas por doquier
de vez en cuando
bailo con adoquines heridos
y bautizados poco antes de su muerte
sentenciados a dormir acumulando bostezos
de vez en cuando
veo almas en los techos
ataúdes amarillos
bisagras negras que usan corbata
aceras frías y mal olientes
muy de vez en cuando también
procuro acertijos digitales
dibujo volcanes en vitrinas
y le saco espasmos a las estrellas
de vez en cuando
me envuelvo en atuendos
que confunden a los corales
y cobijan con cariño
a peces desnudos
que terminan en mi cama.

Anuncios

Teléfono verde

Pondré en la esquina de mi sala un teléfono color verde
de disco
con cordón de colocho
de esos con los que uno juega mientras habla
llenaré mi alacena con el café que tomaré el resto de mi vida
cambiaré mis baratijas por palabras
mis improperios por poesía
quizá me inunde de libros y no de mundo
quizá me inunde de utopías
me sentaré frente al teléfono con mi taza de café
y cuando este repique lo tomaré
y escucharé atentamente
sorberé mi café como nunca antes
y entonces cuando la llamada se torne fría
sabré que debo colgar
sabré que es mi hora
y será un buen día

 

Abrazo de tarde

Una que otra tarde
se ha diluido en mis ventanas
en mis barrotes
en la “esqueletura” de mi esqueleto.

Una que otra tarde
ha permanecido quieta
en mi silla de madera
me ha dado placeres.

Una que otra tarde
permanecí inmóvil
viendo tu rostro mientras dormías
sin preocuparme
del cielo ni del infierno.

Una que otra tarde te conocí
abrazando
a la “esqueletura” de mi esqueleto.

Sugiero

Yo sugiero guardar un pedazo de cielo en el bolsillo
sólo eso
así tendría algo para admirar
cada vez que busque por una moneda o por las llaves
tendría algo para sonreír
allí
extendido en la palma de mi mano
lo guardaría de pronto antes de que se escape
allá donde es libre
sin el agobio del ser humano
sin mí.