Cielo

Un cielo revienta en tragaluces y sus jilgueros juegan con la garúa del bosque que cae desde lo alto, amaneciendo entre mordiscos de neblinas tenues y frescas. Un cielo baila a solas para no ser visto y suplica al viento que le mire a los ojos y sonría, abajo dos voces susurran y se besan refugiados en el abrazo de una gran hoja herida por la lluvia.
Un cielo se asoma entre los espasmos del viento, haciendo cosquillas en los pies erizados por el frío y por un beso. Un árbol trata de alcanzarlo, cómplice del silencio del bosque y sus misterios, debajo de él un sendero se baña con neblina y asegura para siempre la nostalgia en mis retinas.
Anuncios

Diciembre sin letras

No quiero lluvias que desmoronen mis llantos
no quiero un diciembre sin mis padres
no quiero un cielo sin la vanidad de las aves
ni escritorios con espejos.

No quiero estados de desánimo
ni voces que me inquieten por las noches
no quiero desgracias ajenas ni propias.
no quiero un diciembre sin letras
sin sonrisas

No quiero lujurias
con nombre y apellidos
ni besos.

No quiero jardines con olor a muerto
ni espantos en mi cama
tampoco quiero un escalofrío matutino.

No quiero miradas que escondan hechizos
ni relámpagos que espanten a las olas
no quiero vecinos de baja estatura
ni luciérnagas en el baño.

No quiero aviones apaciguando estrellas azules
ni montañas con rasguños
ni anteojos
no quiero
un diciembre sin letras.

Foto y modelo: Rónald Gamboa V