¿Quién conoce mi voz?

¿Quién conoce mi voz ahora?
si tan solo la imaginas en mis versos,
en mis locuras,
en espantosos estados de redes “sociales”.

¿Quién conoce mi voz ahora?
si tan solo soy seis letras en tu agenda digital,
y ocho números con rasgos forzados,
¿Quién me conoce?
ayer y ahora.

Entre puntos verdes me escurro,
mientras bloqueas mis ademanes con un dedo
y me callas para siempre,
¿Quién me conoce? ahora.

¿Quién conoce mi voz ahora?
si nunca me has escuchado,
ni te he escuchado
y creemos conversar cuando tenemos nuestras almas
en la punta de los dedos.

Anuncios

La vida en colores

Las noches azules derriten castillos,
mientras boronas de su cuerpo descansan en los brazos de hombres que amarran piedras
y que esconden pecados bajo sus cuchillos negros,
esos que cortan pétalos grises en los campos.

Los días verdes reflejan docenas de lluvias horizontales,
abrazando a los árboles entre la neblina espesa teñida de suspiros,
fotografías que apenas puedo reconocer,
colores que se mezclan con las pupilas y que me hacen llorar.

Los árboles rojos arden y rasgan sus vestidos,
mientras mis uñas arrancan trozos de carnes,
sus raíces centenarias escupen agonías púrpuras
y dibujan paisajes desolados invadidos por los pies de todos.

Las blancas aves encienden cigarros
y se difunden entre la espesa neblina y los árboles,
detienen sirenas de los mares azules,
y practican amar mientras copulan con furia en camas ajenas.

Esta ciudad

Esta ciudad oscurece con las sonrisas de la gente,
con sus ojos somnolientos,
con suspiros que invaden asientos del tren
y agujas en los bolsillos.

Esta ciudad practica el llanto a escondidas,
detrás de las puertas de las casas.

Esta ciudad adorna con navidad los codos
y adopta adoquines inquietos,
grita con furia un suspiro matutino
y me amamanta con su hormigón y asbestos.

Comprende

Debes de comprender
que mis palabras no son lujuria del corazón,
que el llanto que nace en mis pupilas
no es más que un simple torrente de emociones que gritan tu nombre.

Debes de comprender que tu melodía me hace más hombre,
y que los espejos pintan cabellos cada vez que se le usan,
debes de comprender que mi muñeca es quien roba minutos a la vida,
con un segundero que nunca para de girar.

Debes de comprender que la lluvia me susurra al oído,
que cada milagro de tu sonrisa,
cada roce con tus piernas,
cada pupila dilatada al mirarnos el uno al otro
me llevan siempre a levitar contigo.

Debes de comprender que mis labios son inquietos
y que tu cuerpo es el mejor espacio para dejarlos libres,
que tus manos son mi mejor mordaza.

Debes de saber y comprender
que tu tortura es la más fiel de mis noches,
y que tu besos mezclados con el aroma de tu cuerpo
son el mejor recuerdo en mis mañanas.

Viajero

Hay quienes mueren por besos viajeros,
esos que recoges en cada esquina de las ciudades
y que se acomodan en tu equipaje.

Hay quienes no saben
y logran esconder mentiras en la distancia,
un solo deseo basta para sentirlo.

Hay quienes mueren por besos viajeros
y llevan amoniaco en sus bolsillos,
hay quienes sucumben al vértigo,
por pecar, por vestirse y morir

Mis letras

Algunas letras me han abandonado
les he cambiado por algoritmos fugaces y mentiras cansadas de ser inventadas una y otra vez.

Algunas letras han dado huelga a mi almohada y se han suicidado entre mis dedos
algunas apenas duermen mientras derriten versos ante mis ojos.

Algunos labios han mordido a mis letras esperando a mostrarse desnudas
y descansar sobre la piel de los mortales.

Algunos como Yo abrazan a su almohada
entre el efecto de pastillas verdes revueltas con golosinas.

Algunas letras me han abandonado
mientras desnudo acaricio labios ajenos
algunas letras han escrito miles de mis versos
fieles suicidas entre mis dedos y mi almohada.

d4905-natural