Domingo

A esta hora comienzas a odiar al domingo
por dejarte vacío y con amagos de lluvia
comienzas a odiarlo en sus rostros
en el abandono de las horas
la noche te hace llover suspiros
mientras recuerdas sonrisas mañaneras
y la paz con que despertaste
a esta hora
terminas de odiar al domingo
que se viste de negro
de lunes
y cambia el ceño de tu cara
a esta hora
sabes que te despides
y mañana con el alba
tu nuevo amigo te hará levantar furioso
regalándote quizá una mañana con lluvia
o un café sin estrellas.

Anuncios

Dame un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s