De madrugada

De madrugada y en silencio ella se levanta
acurruca sus pies tibios en el piso frío e inanimado
la escasa luz de una vela le deja ver su blanca piel
y los gallos recuerdan constantes el inicio de la hora de la muerte.

Ella se incorpora y lleva hacia sus hombros un abrigo
el mismo que ha colgado detrás de su  puerta toda una vida
preciado regalo aquella noche de navidad
la noche en que abrió la puerta a la muerte
aun hoy resguarda su almohada al lado de ella
impecable y ajena a los sueños de otros y de los suyos también
carece de su aroma
pero lo imagina.

Ella prefiere llevar descalzos sus pies
caminar sobre la loza tétrica y ondulante
simplemente para hacerse despertar de los sueños que le atormentan.

Prepara su desayuno en silencio
y junto al canto de los gallos mañaneros
atiza al fuego y su llanto a la vez

Ella recuerda su nombre en voz alta
como esperando una respuesta
añorando su silueta en la oscura sala
aquella donde él reposaba sus madrugadas inquietas
de perfumes
de gallos
de abrigos
de escasa luz del fuegoAncianos - Foto: Rónald Gamboa.

Decisión

Hoy decido
que mi felicidad,
no reside, ni se escribe
con créditos vendidos
por alguien que adeuda
más créditos
de los que ofrece.

Hoy he decidido,
que mi felicidad está
en las palabras más simples
escritas con infinito aroma de eternidad
sin deudas de amor,
ni cheques de complacencia.

Hoy decido
que mi felicidad
irá desnuda conmigo,
en mi bolsillo.