Un beso (parte II)

Un beso se extraña
se desea
se pide

se recibe
se sueña
se roba
se desliza por tu mejilla
aterriza en tus labios
sucumbe en tu frente
o se imprime en tu mano.
Un beso huele a menta,
a mañana
a tarde inicia el caos
se pide
se añora
se sueña
se disipa en el aire
rebota en tus sienes
se recuerda……
se esfuma
se queda
se cuenta
se esconde
muerde
pellizca
y se repite……
Un Beso….
!!!! Se olvida y vuelve otra vez….
sabe a miel a canela al pasado
presente
se siente en la piel
es una huella de esmeralda
o tan solo es magia que nos acaricia
nos envuelve
y nos llena de ternura
pasión o pecado
se prueba
se siente,
resbala por la espalda…….
Se desea
se eterniza
sabe a magia
a cerezas
atraviesa fronteras…
nace y se envuelve en tu abrigo
se aplica al cuello……
a tus manos
a tus ojos y a tu nariz,
se desvanece y nace de nuevo..
arde en llamas
se prolonga
se alimenta
se bebe
se estruja entre dos
se plasma en el alma
en los sentidos
en la sangre.
¿Arde?
Sí arde, quema y se propaga.
Un beso;
te toma de la mano y sale a pasear….
se introduce en tu alma
anida en tu corazón
se desprende de tus labios suavemente
destila gotas de miel
se exhibe de orgullo
y danza una dulce melodía
canta y duerme contigo….
te rodea en un abrazo
amanece en tus labios
descansa en tu almohada
y se cuela en tus sueños.
Un beso también agradece
ilusiona
calma…
se humedece con tus lágrimas…
se pierde en tu sonrisa…
vuela por el aire buscando otros labios
y a veces tiembla de frío.
Un beso es un premio
es gozo
una caricia
alarga la vida….
es  la cuna donde el alma se mece y sueña.
Un beso puede ser imán de otros besos
puede ser bienvenida
despedida y nunca es el alma dormida
un beso duerme en tu orilla
baja por la pendiente de tu cuerpo
y grita.
Anuncios

Universo errante

Vivo en un universo errante
de envidias que nos invaden
de almas dulces que nos abandonan
de gaviotas que comen carroña.

Vivo en un universo de fantasías de amor
de hermosas estrellas que abandonan su tintineante brillo
un universo en donde la lujuria se pasea por la calles
arrebatando amores y carteras de tus manos.

Vives en ese universo errante
de artificios y montañas odiadas
de vampiros nocturnos y hadas olvidadas
un universo en donde las almas buenas nos abandonan.

Vivimos en un universo de faldas, zapatos y ciudades
y morimos tratando de amarlo u odiarlo
con ansias de tomarlo por la cola
y de arrebatar el hueso de su hocico
el más preciado y reluciente
sin tan siquiera mirar a nuestro lado.

Vulnerable a tu amor

En las mañanas, cuando el sol apenas rosa las montañas, espero con ansias los veinte segundos de tu rastro frente a mi casa. Religiosamente llevo comprando el pan desde hace algunos meses, a la misma hora en que tu vestido alegre recorre a mi barrio y me despierta. Es mejor tener tu voz que nada.
Te miro por mi ventana, llevando la felicidad del mundo entero en tus hombros, fusionando los latidos de tu corazón con los colores del amanecer. Tomo mi café mientras imagino que la melodía que cantas durante las mañanas se enreda en mi cuello, en mis brazos y me mira de frente. Me dedico a no pensarte, pero es imposible, creo que soy vulnerable a tu amor.
Muero de ansias por adelantar el atardecer para que caiga la noche, y que mi insomnio me insista despertar a cada momento esperando la mañana. Soy más vulnerable que ayer y a pesar del oscuro día, he decidido elogiar tu canto, tu hermosura y decírtelo de frente.
Seré vulnerable a tus ojos en esta mañana y espero los veinte segundos de tu dulzura frente a mi casa, por fin te veo venir, con una mayor belleza que la de siempre, con un vestido largo y cabellos atinados al viento. Te veo venir y acelero a mil revoluciones, tu sonrisa parece más hermosa que nunca. De pronto me percato de tu compañía y veo que tus manos y tus labios se entrelazan con las manos de él mientras le cantas al oído. Regreso a mi casa, odiando a la mañana y cerrando mi ventana.
Hoy salgo a comprar el pan veinte minutos más tarde para no toparme contigo, aunque aun logro oír desde mi ventana cerrada  tu voz, tu sonrisa, después de oír los pasos de ambos y su  felicidad. Hoy sigo vulnerable al imposible de tu amor, pero creo que; es mejor tu voz que nada.

Refugio

El eco de nuestras sonrisas se desvanece lentamente
el silencio le gana la batalla a nuestra habitación
mientras sus paredes abrazan nuestros cuerpos
tropiezo en medio de un camino solitario
abrazado por la espesa neblina
que me recuerda a la inminente muerte
en medio del recuerdo
tus maletas se rehúsan a dar el primer paso
la lluvia y el viento golpearán fuerte mi ventana como queriendo invadir
y como único refugio
mi almohada
el aroma de tu corazón
y una imagen borrosa de tu rostro
el eco de tus sonrisas se desvanece
y aligera el paso de mis recuerdos
me dejas sólo sentado en mi mesa
extrañando la calidez de tu piel
mientras me abrazo a mi taza de café
dormiré en mi lecho cubierto por una espesa neblina
refugiado en el lejano canto de un ave y la lluvia.

Hombre sentado junto a una mesa, 1886
Elin Danielson-Gambogi II

Deseo lejano

Si tan solo pudiese arrebatarle una sonrisa a tu mirada
y despegar silenciosamente junto a tus versos
y junto a la brisa que se detiene a admirar tu perfume

Si tan solo me dejaras una señal envuelta en papel de regalo
y junto a ella una nota en donde se imprima el peso de tu mano
y el de tu corazón

Si tan solo pudiera regalarme un Diciembre contigo
si tan solo viviera para recordarlo….